1. Por Morelia Patrimonio de la Humanidad

 

Morelia, Michoacán, a 29 de septiembre de 2020.- Nuevamente Morelia está de luto, la muerte de Jessica, N. maestra, de 21 años, unió a miles de manifestantes, en su mayoría mujeres, que marcharon, gritando a una sola voz justicia. Justicia no solo para Jessica, sino para tantas otras mujeres que han muerto a lo largo y ancho de nuestro país. Además de exigir a las autoridades competentes respuestas y acciones para proteger a las mujeres, que se castigue con mano dura a los asesinos y que no quede impune ningún crimen.

Morelia Patrimonio de la Humanidad, A. C., se solidariza con la familia de Jessica González Villaseñor, quien fue asesinada cobardemente y enviamos nuestras condolencias, esperando que pronto se haga justicia a tan lamentable hecho.

Es comprensible la ira, el enojo, resultado de la frustración de tantas familias, tantas madres, que buscan desesperadamente el apoyo para encontrar a sus hijas desaparecidas, pero que lejos de encontrar ese apoyo, encuentran discriminación y nula respuesta, lo que no es entendible es la manera de pedir justicia y soluciones, ¿por qué dañar y destruir el patrimonio, que ha sido nuestro orgullo, y que es parte de nuestra identidad?

Tenemos el derecho de expresarnos libremente, pero no el derecho a dañar el patrimonio, por más justa que sea la causa. Los monumentos son patrimonio de todos por lo tanto, tienen que ser respetados.

Las agresiones al patrimonio son agresiones a nosotros mismos y a nuestra economía, ya que Morelia, que fue nombrada Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1991, vive del turismo que viene a admirar su belleza.

El patrimonio es parte de una historia que si bien no es la que quisiéramos en su totalidad es la que nos da derecho de libertad, de igualdad. Nuestra historia no se comprende sin las grandes mujeres como Josefa Ortiz de Domínguez, Leona Vicario, Gertrudis Bocanegra, las revolucionarias y muchas más que han labrado con su educación nuestro presente. Porque el nombramiento del patrimonio tiene tres categorías: su belleza arquitectónica, su historia y su traza urbana.

Si bien es cierto que existen muchas irregularidades y deficiencias en la investigación y sanción en casos de atentados contra las mujeres, la violencia, jamás será la vía para ser escuchados y para exigir a las autoridades que hagan su trabajo. No podemos exigir respeto, si no nos conducimos con él.

 

¿Por qué no empezamos a erradicar la violencia desde casa?, enseñar a nuestros hijos, el valor de la vida en todas sus formas, el respeto y la igualdad.  Es en el hogar donde se forman los hombres de bien o los asesinos en potencia.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí