Ilustración. César Mazola Foto. Roberto Sánchez Monroy

MI CIUDAD Y YO 

Texto. Esperanza Ramírez Romero

Ilustraciones: César Mazola Álvarez

Calzada Fray Antonio de San Miguel

Ubicación: La calzada se encuentra al este de la ciudad, inicia frente a la fuente de las Tarascas y termina en el santuario de la Virgen de Guadalupe.

Para apreciar la calzada te aconsejo recorrerla a pie y sentarte en una de las bancas de piedra, a contemplar su belleza y sentir la paz y la tranquilidad del ambiente.

Si te es posible camina por ella en la noche y descubrirás a la luz de los faroles otra belleza en el espacio.

Ilustración. César Mazola
Foto. Roberto Sánchez Monroy

¿Cuándo se construyó?

La mayoría de los santuarios dedicados a la Virgen de Guadalupe se localizan fuera de las ciudades, en el recuerdo del Tepeyac, lugar donde se apareció la virgen, que se encontraba fuera de la ciudad en México.

La calzada la mando a hacer el obispo Juan José de Escalona y Calatayud, en 1732. Es una calle peatonal y por ella transitaban los peregrinos y viandantes. Lo trazó el maestro Joseph Servín. Tenía paredes laterales y pasamanos de cantera y catorce capillas en el suelo. El suelo llevaba lozas de laja. La calzada se llama Fray Antonio de San Miguel en honor al Obispo que reedificó el Acueducto y la calzada también.

En 1786 cambio el piso de la calzada y se pusieron las 12 bancas de piedra y se sembraron fresnos a los lados.

Ilustración. César Mazola
Foto. Roberto Sánchez Monro

¿Para qué se construyó?

Las calles comunican entre si las diferentes zonas de la ciudad. La calle se compone de las banquetas para peatones, y al centro el arrollo, lugar por donde transitan los carros.

La calzada Fray Antonio de San Miguel es solo para peatones, es una calle ancha, con piso y bancas de piedra y dos hileras de árboles que le dan sombra. Paralela a la calzada va otra via con banqueta y por ella transitan los carros.

Ilustración. César Mazola
Foto. Roberto Sánchez Monroy

La Calzada y su belleza.

La calzada se inicia con un arco del acueducto en la plaza de Villalongín y en el santuario, la flanquean casas que antiguamente eran para el veraneo de las familias importantes de la ciudad.

En esta área de la ciudad se ha creado uno de los paseos más bellos y cómodos de Morelia, por la armonía existente entre la calzada, la arquitectura y los árboles que proyectan sombra. Esta armonía nos hace sentir bien por ello estamos contentos en este lugar.

Conservación.

Cuando hay calles, como la calzada, que por su originalidad se conservan en únicas, tenemos que cuidarlas más y hacer que otros las cuiden. El cuidado de esta calle como el de las plazas está a cargo del ayuntamiento, y así cuando una piedra falte o esté floja y un árbol se este secando, hay que acudir al H. Ayuntamiento, y solicitar que atienda el daño.

Por otro lado, nosotros podemos hacer acciones positivas para cuidar las banquetas, los muros, los árboles. Cuando vemos que alguien daña este patrimonio les podemos decir “No le hagas daño a tu casa grande, este Valle por su belleza es Patrimonio de la Humanidad”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí