Foto Erick Sánchez
  • Algo se reconoce como Patrimonio Mundial cuando se ha demostrado que posee unas características que lo hacen único e irrepetible y que vale la pena resguardarlo para las generaciones venideras.

 

  • Me parece que al no saber muchos de los morelianos no les otorgan valor a sus monumentos pues imaginan que el resto del mundo es igual que su ciudad.

 

  • Hemos entrado en un modelo de sociedad de consumo que vive a gran velocidad y que no piensa en nada más allá de la satisfacción momentánea. Es por ello que se ha descuidado mucho la educación profunda, los valores sociales, el respeto a las formas de convivencia. (Eduardo Rubio Elosúa)
Fotos Walo Rubio

Morelia, Michoacán, a 26 de febrero, de 2021.- Este año se conmemora 480 años de la fundación de la capital michoacana y 30 años de haber sido nombrada ante la UNESCO ciudad Patrimonio Cultural de la Humanidad, ante los evidentes cambios sociales y demandas justas que exige día a día la ciudadanía es necesario entender por qué se le denomina a un espacio Patrimonio Cultual de la Humanidad y su relevante importancia en el cuidado y preservación, el doctor Eduardo Rubio Elosúa, en entrevista compartió su opinión en este tenor.

 

El Dr. Eduardo Rubio Elosúa,  fue Presidente del Patronato para el Mantenimiento y dignificación de la Calzada Fray Antonio de San Miguel y sus Plazas aledañas,  A. C.,  restauró cinco casas del centro histórico, además trabajó  con un grupo de emprendedores para regenerar el barrio del Señor de La Columna y ese sector de la Nueva España. Es fundador y director de la Asociación Civil: “Por Una Morelia Mejor” dedicada a repensar la ciudad y a buscar ejemplos de éxito en otras ciudades trajó a dar conferencias a impulsores de los cambios en ciudades como: Bilbao, Medellín, Bogotá, Curitiva y Barcelona

 

1.- ¿Por qué es importante preservar el patrimonio de esta ciudad de las canteras rosas?

.- Algo que me parece importante señalar es que el Patrimonio Mundial de cualquier parte del mundo no es un simple título. Algo se reconoce como Patrimonio Mundial cuando se ha demostrado que posee unas características que lo hacen único e irrepetible y que vale la pena resguardarlo para las generaciones venideras.

Si el Centro Histórico de Morelia fue evaluado y considerado valioso para cualquier ser humano que viva o que vivirá en siglos venideros como algo que pueda enriquecer su espíritu y su cultura. Si el conocer y descubrir los valores de este conjunto monumental pueden generar un beneficio para cualquiera, entonces es recomendable cuidarlo, no solo para el disfrute nuestro aquí y ahora, sino para que todos aquellos que vienen detrás de nosotros puedan disfrutarlo y aprender de este conjunto arquitectónico y urbano en su momento así sea dentro de mil años.

 

2.- ¿Hay alguna forma para que la sociedad  pueda valorar el sentido histórico, artístico y social de sus monumentos?

Marshall MacLuhan, filósofo canadiense, decía que “El pez no sabe nada del agua”. Y yo creo que los morelianos no saben nada de Morelia pues es su hábitat natural, lugar que han visto y experimentado desde su nacimiento.

Para los que no somos de aquí y que hemos tenido la suerte de vivir en otras ciudades de México y del extranjero, Morelia nos resulta una ciudad deliciosa con uno de los mejores climas del mundo durante todo el año.

La mayoría de las ciudades del mundo no tienen los monumentos tan hermosos y austeros que tiene la ciudad de Morelia. No tienen la armonía y el perfil de esta ciudad. No tienen ese aire venerable que da la antigüedad de sus edificaciones barrocas. No tienen edificaciones tan homogéneas en alturas y elementos arquitectónicos.

Me parece que al no saber de estas cosas, muchos de los morelianos no les otorgan valor a sus monumentos pues imaginan que el resto del mundo es igual que su ciudad. En Europa hay muchas ciudades con grandes monumentos y con una historia mucho más rica que la nuestra, ciudades enclavadas en escenarios que parecen de cuento de hadas. Muchas de ellas son igualmente Patrimonio Mundial y también están en riesgo de colapsar por lo caro que resulta el mantenimiento y la conservación. Ninguna ciudad del mundo tiene suficientes recursos para dar un buen mantenimiento a todo lo que implica una ciudad. Muchos puentes y edificios de Nueva York están oxidados y lucen descuidados. Muchas de sus calles secundarias tienen baches y representan un peligro.

A Morelia no podemos compararla con las ciudades Europeas o con las ciudades del primer mundo. Morelia es una ciudad bastante pobre, cuyos recursos no alcanzan para darle un mantenimiento adecuado, mucho menos habrá para rescatar su centro histórico. Es una ciudad que no tiene industria, su ingreso per cápita es demasiado bajo a pesar de ser una ciudad universitaria. La recaudación del gobierno es insuficiente y la Federación no le aporta lo que necesitaría. Tampoco existen grandes fondos internacionales para inyectarle dinero a todo aquello que es considerado Patrimonio Mundial. La UNESCO no recibe fondos para repartir como muchas personas creen. Ser una ciudad Patrimonio Mundial no siempre es una bendición, llega a convertirse en un gran problema.

3.- Hay causas que ensombrecen el nombramiento de Morelia ¨Patrimonio de la Humanidad, entre ellas el Dr. Rubio Elosúa compartió:

Yo no soy quien decide los motivos de si Morelia merece o no el título de Patrimonio de la Humanidad. A mí siempre me ha parecido que la zona que hoy es considerada Patrimonio de la Humanidad es demasiado grande y abarca algunas hectáreas que no tienen una gota que las haga ser consideradas Patrimonio.

Me parece que la ciudad de Morelia tiene muchos problemas de fondo no resueltos y uno de los principales son las casas en total abandono y dejadas a la deriva para que se caigan por no tener un proyecto de rescate que sea inteligente y alentador para los dueños de esos predios para atreverse a rescatar e intervenir las edificaciones, muchas de ellas catalogadas como Monumento histórico, cuando muchas de ellas ya ni fachada tienen.

Las cosas no se hacen solas y no ha habido ningún gobierno nacional, estatal o municipal que haya dado pasos firmes para el rescate y el mantenimiento de estas edificaciones que están en manos de particulares.

Es muy romántico pensar que vivimos en una ciudad Patrimonio Mundial que está siendo devorada por la entropía y que de no atenderla muy pronto será una ciudad en ruinas.

 

4.- En el terreno de las protestas y demandas feministas ¿será justo abordar desde este sentir el destrozo de inmuebles y monumentos?

Yo entiendo y me solidarizo con las causas feministas y me parece que la agresión hacia ellas son actos deleznables. Ahora bien, no oponiéndome a que se manifiesten con furia y con gran valor y pundonor, creo que la ciudad de Morelia es muy grande en extensión en la actualidad y las pintas y agresiones a inmuebles no tendrían porque ser sobre los monumentos que todos deseamos preservar para futuras generaciones.

Estoy seguro de que un monumento no vale lo que vale una vida y menos una vida robada con violencia.

Una ciudad como ésta, que se engrandeció entre los siglos XVI y XVIII, y que es una ciudad que la heredamos así. Me parece que destruirla solo demuestra una visión de corto alcance en el tiempo y que su destrucción obedece a un coraje exacerbado que muy seguramente yo no he experimentado nunca y por ello no alcanzo a sentir lo que las mujeres que si han sido vejadas y ultrajadas y han sufrido la muerte de una amiga o un familiar muy de cerca sienten. Ese sentimiento de impotencia generado en gran parte por la indiferencia de nuestros gobiernos se vuelve desquiciante y es la manera de hacerse escuchar.

5.- El Doctor Eduardo Rubio, citó además los beneficios de habitar una ciudad limpia.

Hay mucha diferencia entre vivir en una ciudad limpia y una ciudad sucia. La limpieza refleja orden, educación, cultura de su gente. Desgraciadamente la educación y la cultura no es algo que se improvise, es algo que a una sociedad le toma muchos años construir.

En los tiempos modernos (de cincuenta años para acá), hemos entrado en un modelo de sociedad de consumo que vive a gran velocidad y que no piensa en nada más allá de la satisfacción momentánea. Es por ello que se ha descuidado mucho la educación profunda, los valores sociales, el respeto a las formas de convivencia. Creo que ya entramos en la tercera generación de una sociedad muy mal formada con niveles de educación muy pobres. Esto de poner poca atención a la educación del pueblo, como decía, trae pésimas consecuencias para cualquier sociedad. En Morelia vemos cada vez más personas indigentes, gente muy irrespetuosa cuya formación no lo inhibe de hacer sus necesidades en la calle o de escupir, o de tirar la basura en cualquier parte.

Y si analizamos la inmensa mayoría de las familias que actualmente conforman la población de Morelia, son personas con una formación muy insipiente que habitan los barrios con mucha inseguridad y violencia. Pero esto no tiene visos de componerse sino de ir empeorando. Las grandes ciudades se vuelven muy atractivas para aquellos que han recibido una educación esmerada pues ofrecen muchas alternativas de empleo y de una mejor calidad de vida, mientras que en Morelia no nos hemos preocupado por retener a la gente valiosa al no crear fuentes de trabajo que garanticen una buena calidad de vida.

Respecto al turismo he pensado que el gran atractivo que puede ofrecer la ciudad de Morelia  es su historia y su oferta cultural. Por desgracia, la oferta cultural es algo que ningún gobierno ha entendido y por ende no le han invertido recursos. Morelia podría generar mucha más economía gracias al turismo si hubiese una oferta cultural atractiva (museos, teatros, espectáculos, tours, ferias de arte, de antigüedades, de gastronomía). Se han hecho grandes esfuerzos aislados con poco o nulo apoyo del gobierno. Los turistas no votan y por ello no interesan a los gobernantes.

Hay ciudades como San Antonio, Texas que reciben más turismo que todo nuestro país a pesar de no tener playas. Tienen una infraestructura gigantesca, mucha seguridad, y lugares con gran animación que hacen que la gente vaya. Las cifras de derrama económica que representa el turismo para la ciudad de San Antonio son impresionantes.

El turismo es una forma de hacer llegar dinero fresco a la ciudad. Las convenciones o los servicios médicos podrían ser otra manera de generar turismo en Morelia. Pero si no hay seguridad y tampoco hay infraestructura y los servicios son deficientes y las autoridades son miopes para pensar en los peatones y no autorizan la instalación de cafés y otros servicios que debe haber en las aceras, el turismo seguirá llegando a cuentagotas y no será significativo en la economía de la ciudad.

6.- Desde su perspectiva, que debe hacerse para evitar que en marchas y mítines se hagan pintas y daños al patrimonio.

Realmente no tengo idea. Veo a la sociedad completamente indiferente a lo que ocurre en la ciudad. También veo a una juventud muy enojada y desilusionada por la ineptitud de los gobiernos y su falta de interés por resolver los problemas de fondo. Me parece que el grueso de la población de nuestra ciudad (hablo de más del 80 por ciento de los habitantes) vive en condiciones muy precarias y sin ver una clara salida a su situación. Cuando hay hambre y miseria no hay monumento que valga.

Hay una salida muy clara a todo esto y se llama la economía Dona. Es una propuesta hecha por una mujer inglesa mediante la cual la sociedad trabaja para no permitir la miseria en ninguna de sus formas. La sociedad garantiza primero un ingreso medianamente razonable para cada persona, garantiza el acceso a una buena educación; a una vivienda digna, a servicios de salud de calidad para todos sin excepción, y, por otro lado, garantiza con leyes muy firmes, que nadie, por muy rico e influyente que sea, pueda causar un daño al medio ambiente.

Estamos muy lejos de tener la cultura necesaria para caminar hacia este punto. El egoísmo nos hace pensar en primera persona y que los demás, cada quien resuelva como pueda, pero eso es lo que nos está deshumanizando y llevando a una destrucción casi irreversible de nuestro planeta que es nuestro hogar.

La ciencia predice que la vida en el planeta será insostenible más allá del año 2050, me pregunto ¿Qué vale más, salvar al planeta, generar una vida digna a todos en la sociedad o salvar monumentos?

 

Eduardo Rubio Elosúa.

Libre Pensador.

 

Dr. Walo Rubio. Foto Erick Sánchez

Nace en Monterrey, Nuevo León. Su padre, de origen moreliano, su madre de familias del noreste de México.

Entre 1979 y 1984 realizó sus estudios de doctorado en Historia del Arte en la Universidad de París I,  (Pantheon-Sorbonne) obteniendo el grado con mención Summa Cum Laude con una tesis sobre el escultor norteamericano Robert Morris. En París trabajó para la revista de arte contemporáneo “Canal” y simultáneamente escribía la columna “Desde París” como corresponsal para el diario Novedades de México. Sus investigaciones de tesis lo llevaron a pasar el año de 1981 en la ciudad de Nueva York trabajando principalmente en los archivos de la galería de Leo Castelli y del Whitney Museum of American Art.

Se doctoró el año de 1984. Desde entonces ha dedicado su vida a la investigación dentro de diferentes campos del arte y la cultura, así como a la promoción cultural. En 1984 fundó en Monterrey la Galería de Arte Alfonso Rubio, la cual funcionó igualmente como centro cultural en dicha ciudad. Desde 1989, su tiempo lo ha dedicado mayormente a la investigación sobre temas de historia del arte.

En 1995 fue nombrado Secretario Técnico del Consejo para la Cultura de Nuevo León.

En el año 2002 cambió su lugar de residencia de Monterrey a Morelia con la finalidad de mejorar la calidad de vida y tener mayor tranquilidad para trabajar sus proyectos tanto artísticos como intelectuales.

Desde hace varios años ha intensificado su trabajo como fotógrafo, habiendo desarrollado varias exposiciones, entre las que destacan: Lo poético de la pintura: Del siglo XV al Graffiti (Centro Cultural Ex-colegio Jesuita), Perfume de Mujer (Centro Cultural Universitario, Morelia, Michoacán, 2010), Del Barroco al Siglo de las Luces (Ex-convento de Tiripetío, Michoacán, 2011), Por Amor al Arte (Centro Canon, Courvebois, París, Francia) Re-interpretando la Pintura (Exposición itinerante por los municipios del Estado de Michoacán, 2012-2013), Emociones Minerales (Museo Pedro Coronel, Zacatecas, 2013) . Trabaja  en los temas de Reflejos Urbanos y Reflejos Íntimos, La Piel de Roma y El Nostálgico Perfume de los Tiempos Ya Idos.

En el año 2014 se da a la tarea de construir en Morelia, El Estudio, Galería de Arte, Música e Ideas, lugar que desde el 20 de marzo del 2015 ha sido el punto de reunión de artistas plásticos, músicos, arquitectos e intelectuales y otros talentos que viven en Morelia o pasan por la ciudad con deseos de aportar conocimientos e ideas novedosas para beneficio de la ciudad.

Eduardo Rubio ha pasado su vida dividido entre la producción plástica y la producción intelectual. Es un amante de la Historia, de la Literatura, de la música fina, de la buena conversación, de los viajes, de los libros y documentos, de la inteligencia en cualquiera de sus manifestaciones, de la creatividad especializada, de los bellos objetos. Gusta de poder compartir con jóvenes sus experiencias por lo que imparte cursos especializados tanto en universidades como centros culturales o museos, sobre  aquellos temas que más han estimulado su curiosidad de investigador.

Entre sus otros pasatiempos encontramos la gastronomía entendida como una de las bellas artes; el apoyo a jóvenes talentos; la elaboración de mezcales; el rescate de libros antiguos, manuscritos e ideas luminosas; la poesía, la lectura de textos en voz alta, el impulso a la lectura a través de un programa semanal de redistribución de libros de manera gratuita (Sábado de Libro en la Calzada), el impulso a la actividad musical, La edición de libros y principalmente el cultivo de bellas amistades.

e-mail: walorubio@gmail.com

www. walorubio.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí