MI CIUDAD Y YO

Texto Esperanza Ramírez
Ilustraciones César Mazola

 

Morelia se asienta sobre una loma

 

Ubicación: ¿En dónde se construyó la ciudad?

Morelia está construida sobre una loma larga y plana que se encuentra al sureste del Valle de Guayangareo. Su suelo es rocoso y de él se ha extraído la cantera para construir los edificios de la ciudad.

El virrey Antonio de Mendoza escogió el Valle de Guayangareo, porque consideró que era un sitio bueno para fundar esta cauda.

Ilustración César Mazola
Foto Roberto Sánchez

Este valle esta rodeado de cerros que protegen a la población de vientos, tiene ríos y la loma donde está construida la ciudad la protege de inundaciones. Alrededor tiene abundantes tierras para cultivo y pastoreo, por eso, los habitantes no tenían problemas, ya que todo era favorable para el bienestar de la población.

 

Fundación y nombre de Mi Ciudad.

¿Cuándo nació la ciudad donde vivo?

Morelia nació como nosotros en un día y hora finja y cada año celebramos su cumpleaños.

Eso sucedió en la mañana del 18 de mayo de 1541. Con el tiempo fue creciendo como nosotros, en 1991, cumplió 450 años de vida y fue cuando, por sus virtudes la UNESCO le dio el título de Morelia Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Morelia ha tenido varios nombres, así como algunos de nosotros tenemos tres o cuatro nombres.

Como nosotros tenemos acta de nacimiento la ciudad también tiene acta de fundación se llamó primero ciudad de Mechoacan. Después fue Guayangareo, a partir de 1578 se le nombró Valladolid y en 1828 en honor al nuestro gran héroe de la independencia Nacional Don José María Morelos, quien nació en esta ciudad, recibió el nombre de Morelia, que conserva hasta el día de hoy.

¿Quiénes fueron los padres de Morelia?

Morelia es muy hermosa porque heredó las cualidades de sus padres.

De su padre indígena tiene la grandeza de las ciudades aborígenes, sus calles son rectas y ordenadas y sus plazas son amplia, de su madre España heredo la belleza de su arquitectura.

¿Cómo es la ciudad donde vives?

Para conocer una ciudad tenemos que caminar a través de sus calles, pasear y descansar en sus plazas, entrar y recorrer los edificios públicos y las casa.

El perímetro de la zona histórica es el siguiente; al este el Acueducto, al oeste, el Seguro Social; al norte, el monumento al Pípila, al sur, la calle Lázaro Cárdenas.

Morelia en el siglo XIV fue una pequeña población compuesta de calles y plazas que conforma las manzanas.

Las calles son espacios públicos y abiertos, para el disfrute de todos; no tienen  techo porque son áreas de circulación, a los lados tienen las casas.

Las plazas son grandes espacios también públicos y abiertos, parecen patios y están rodeados de casas. Las plazas sirven para que nos reunamos con otras personas, demos un paseo, descansemos a la sombra de los árboles y disfrutemos del paisaje urbano.

Es el lugar donde convive la sociedad, las fiestas ahí se hacen populares y tradicionales, como fechas patrias o del Santo patrón y en algunas se hace mercado solamente un día a la semana.

La forma en que están las calles, plazas y manzanas se llama traza urbana.

Las primeras casas y templos eran de adobe y fue esa su primera arquitectura, al crecer la ciudad esos edificios cambiaron el adobe por las piedras que son nuestro orgullo.

 

Tenemos dos tipos de arquitectura en la ciudad. La civil y la religiosa.

La arquitectura civil comprende casas, escuelas, hospitales, tiendas, oficinas, cines, teatro.

La arquitectura religiosa está formada por la Catedral, los templos, las capillas y conventos.

En las manzanas todos estos edificios de diferente uso de suelo están construidos uno junto al otro.

A diferencia de la ciudad en el campo las casas están muy aisladas y las personas tienen que caminar mucho para ir a la tienda, la escuela o mercado, y no existen calles sino senderos que atraviesan el campo.

La ciudad tiene un corazón como nosotros. El Centro de la ciudad es el motor de la población así nuestro corazón lo es para nuestra sangre.

En el corazón de mi ciudad están la Catedral, que es sede del gobierno religioso. El palacio de Gobierno donde el gobernador tiene sus oficinas y dirige al estado y la zona comercial que se encuentra protegida por los portales.

Morelia nos brinda belleza y comodidad y por ello nos gusta vivir aquí.

La ciudad es casi plana y podemos recorrerla sin fatiga. Las calles son casi rectas y ordenadas, evitando que nos perdamos y así que lleguemos fácilmente al lugar que buscamos.

Las que forman cuadros que llamamos manzanas sirven para que nuestra ciudad tenga orden, así es fácil saber orientarnos.

La orientación que tienen las calles fue programada para que, al caminar a través de ellas, podamos escoger la banqueta con el sol y con sombra según nos guste.

Las plazas forman el corazón o el centro de cada barrio, ahí se reúnen los vecinos, el lugar tiene árboles y bancas y una fuente en el centro, qué antiguamente era la forma de abastecerse de agua. hoy cumplen una función artística. Las personas se sienten contentas en este lugar bello y fresco.

Ilustración. César Mazola
Foto Roberto Sánchez

Morelia fue hecha a la medida del hombre, quiere decir que fue hecha teniendo en cuenta las necesidades del hombre en la ciudad, por eso es una ciudad que brinda belleza y comodidad y vivimos agosto en ella.

¿Por qué es importante Morelia?

En las fechas de 1575 a 1582 se definió la importancia de Morelia. Las autoridades civiles y religiosas se trasladaron respectivamente de Pátzcuaro a Valladolid. Y se convirtió la ciudad, hoy Morelia, en la más importante del Estado.

Al tener mayor rango, la ciudad comenzó a cambiar su imagen en calles y plazas y las casas se hicieron de piedra. La Catedral provisional se colocó cerca del lugar de la actual.

¿Qué pasa con una ciudad que tiene más de 450 años de vida y la población no la cuida?

Por ser Morelia una ciudad valiosa el presidente de la República la declaró Ciudad Monumento UNESCO Patrimonio de la Humanidad, el 12 de diciembre de 1991.

Ilustracion: César Mazola
Fotografía . Roberto Sánches

Morelia al ser una ciudad valiosa ha sido apreciada por otras personas que no viven aquí piensan qué es una ciudad hermosa. El que vive en la ciudad y no la aprecia, la pinta, la ensucia y por lo tanto la destruye.

Yo, como habitante de Morelia debo conocerla y luego hacer que otros también aprecien sus valores. Juntos podemos conservarla para que la disfruten las nuevas generaciones así como hicieron nuestros tatarabuelos, bisabuelos y abuelos, ellos construyen y cuidaron la ciudad para que nosotros, hoy día gocemos su belleza.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí